Conclusiones tras el éxito de una solicitud de reconsideración

A día de hoy todos los que nos movemos en este extraño mundo del SEO nos hemos visto involucrados de una u otra forma en un intento desesperado de recuperar un sitio Web que ha sido penalizado por Google. Detrás del éxito, hay muchas horas de trabajo e investigación y, sobre todo, muchas dudas e incertidumbre porque no siempre podemos estar seguros de si lo que estamos haciendo será suficiente.

Por este motivo cuando, por fin, se cumple el objetivo y la página penalizada se recupera cual ave fénix se siente un profundo alivio. Pero no hay que quedarse ahí, durante el proceso se lee y estudia mucho, se hacen muchas pruebas y se corren algunos riesgos así que ¿por qué olvidarlo todo y no sacar partido de este conocimiento la próxima vez? A partir de hoy, cuando trabajes para eliminar enlaces y prepares una reconsideración, anota todo lo que hagas y ten los ojos bien abiertos, seguro que te sirve de ayuda para la próxima vez.

Nuestros compañeros de Link Research Tools es lo que han hecho. Han trabajado duro y han conseguido recuperar una página que había sido doblemente penalizada por Google y, además, han extraído muchas y muy interesantes conclusiones que han tenido la amabilidad de compartir con todos nosotros.

Estas son las principales conclusiones del caso http://www.freedom800.com/:

Las penalizaciones parciales son sencillas de eliminar

Cuando Google detecta algunos enlaces que incumplen sus directrices de buenas prácticas no penalizan una página por completo. En estos casos envía un aviso de partial matches a través de Google Webmaster Tools avisando de que ha detectado algunos enlaces nocivos que han hecho que tomen medidas de penalización con respecto a algunas páginas, secciones o enlaces de nuestra página Web.

penalización parcial

En estos casos Google nos hace saber que no podemos controlar todos los enlaces que apuntan hacia nuestra página, algo que en ocasiones parece que no comprende, nos concede el beneficio de la duda y nos informa de que no es necesario que tomemos ninguna medida.

“We realize that some links may be outside of your control, we are not taking action on your site’s overall ranking. Instead, we have applied a targeted action to the unnatural links pointing to your site.

Para solucionar de forma rápida estos problemas, es posible identificar las URLs penalizadas, crear nuevas páginas para ellas e incluir un error 404 en las originales. La solución larga consiste en eliminar los enlaces nocivos y solicitar a Google una reconsideración. 

Google es cada vez más eficaz

En el caso de http://www.freedom800.com/ Google informó en primer lugar de una penalización parcial y posteriormente de una penalización total de la página tras el descubrimiento de un patrón claro de enlaces que incumplían sus directrices.

La visibilidad de la página fue descendiendo poco a poco. Se detectan descensos bruscos coincidiendo con las fechas de los lanzamientos de las actualizaciones de Google, estas coincidencias no hacen más que indicar que Google es cada vez más capaz de identificar enlaces y patrones que intentan saltarse las normas. No debemos creer que las actualizaciones se realizan porque Google es cada vez más duro y quiere infringir castigos mayores, la verdadera razón es que Google va evolucionando y cada vez tiene mayor capacidad de detección.

Google siempre ha penalizado las mismas acciones, pero no siempre ha sido capaz de detectar las malas prácticas.

historial de penalizaciones

Las redirecciones 302 transmiten fuerza e incumplen las normas

Gracias a las conclusiones que nuestros compañeros de Link Research Tools obtuvieron de su trabajo, debemos incluir en la lista de enlaces nocivos las redirecciones 302. La creencia hasta ahora era que este tipo de redirecciones no pasaban fuerza ni PR, pero algo debe influir cuando Google incluye este tipo de enlaces en los ejemplos de enlaces nocivos que envían tras denegar una reconsideración.

Lo más curioso es que en muchos de estos casos el enlace no apunta al sitio penalizado, si no que la URL a la que apunta redirecciona hacia este sitio. Aunque la lógica podría decir que es absurdo, no lo es, porque son enlaces que a Google no le gustan y, por lo tanto, debes eliminar.

Disciplina y orden para recuperarse de una penalización manual

A la hora de trabajar para recuperar un sitio de una penalización manual, es necesario ser muy disciplinado y seguir un orden para mostrar a Google de forma correcta las acciones llevadas a cabo para corregir las infracciones cometidas.

El esquema básico de trabajo debe ser el siguiente:

1 – Evaluación de los enlaces.

Un error  muy común es creer que trabajar sobre el listado de enlaces que podemos extraer de Google Webmaster Tools es suficiente. El listado que Google ofrece es solo una muestra de los enlaces que recibe un sitio, por lo que es necesario ampliar el listado con otras herramientas para así, conseguir un listado lo más parecido a la realidad. Solo una vez que tengamos un listado lo más completo posible debemos comenzar a trabajar en la recuperación.

Una de las mejores fuentes de información son los informes de enlaces conseguidos a lo largo del tiempo que pueda ofrecernos nuestro cliente. Estos listados nos facilitan las URLs exactas en las que aparecen los enlaces y nos ayudan a extraer información adicional como por ejemplo el patrón seguido a la hora de crearlos. Como complemento se deben extraer todos los listados posibles utilizando Opensite Explorer, Majestic SEO, Ahrefs, Sixtrix y cualquier otra herramienta similar.

Una vez que tenemos un listado completo lo más sensato es eliminar las URLs en las que el enlace ya no esté activo, de este modo ahorraremos mucho tiempo. La herramienta Scrapebox, a pesar de no ser recomendable para algunos de sus usos como la creación de enlaces, puede resultar muy útil para identificar enlaces que ya no están activos.

Por último hay que detectar los enlaces que están incumpliendo las normas de Google, en este caso la herramienta LinkDetox de Link Research Tools es muy útil, ya que clasifica los enlaces según su grado de nocividad. Los resultados que nos facilita esta herramienta deben utilizarse a modo orientativo, pero nunca deberían sustituir a una revisión manual de los enlaces. La revisión manual permitirá dividir el listado del siguiente modo:

a) Enlaces a mantener

b) Enlaces nocivos que intentaremos eliminar (cuando es completamente nocivo), cambiar la palabra clave (cuando el enlace cumple las normas y es interesante pero utiliza una palabra clave demasiado optimizada) o convertir en no-follow (cuando el enlace está llevando tráfico a la página Web y no interesa eliminarlo).

c) Dominios para solicitar disavow (cuando el dominio completo practica spam y no nos interesa ningún enlace proveniente de este dominio)

d) Páginas específicas para solicitar disavow (cuando el enlace incumple las normas de Google pero el dominio no es nocivo y puede ser interesante recibir un enlace desde él en el futuro)

Los tipos de enlaces utilizados para conseguir que se transmitiera fuerza hacia la página de destino y que es hoy en día necesario eliminar son los siguientes: microsites, listados telefónicos de empresas, páginas destinadas a la publicación de artículos, páginas de intercambio de enlaces, directorios de baja calidad, enlaces en foros insertados en el perfil de la persona que comenta, blogs 2.0 creados únicamente para la inserción de enlaces, páginas de notas de prensa, bookmarking, enlaces con palabras clave excesivamente optimizadas, enlaces comprados, redirecciones 301 y redirecciones 302.

No hay que olvidar que esta táctica, aunque lógica, puede ser considerada de otro modo por Google cuando estudie nuestra solicitud de reconsideración y nos veamos obligados a eliminar o solicitar disavow para todos estos enlaces.

2 – Eliminación de los enlaces, cambio de atributo, cambio de palabra clave o solicitud de disavow.

En este punto es muy importante contactar a todos los sitios solicitando la acción necesaria en cada uno de los casos, y guardar un registro detallado de todas las acciones que llevamos a cabo. Es muy importante que puedas probar a Google los esfuerzos realizados para eliminar todos los enlaces nocivos.

3 – Solicitud de reconsideración.

Para lograr el éxito es necesario solicitar una reconsideración bien documentada, si falta algún detalle es probable que la reconsideración no tenga éxito.

En la carta para Google no deben faltar unas líneas dedicadas a reconocer lo que se ha hecho mal y a mostrar propósito de enmienda. Posteriormente se deben explicar los pasos dados para eliminar los enlaces que incumplían las normas de Google.

Si no se consigue la recuperar el sitio penalizado con la primera solicitud de reconsideración, entonces habrá que empezar de nuevo por el principio para solicitar la segunda reconsideración. Y sobre todo no te desesperes, el caso de http://www.freedom800.com/ necesitó tres solicitudes para lograr el éxito.

Y esto es lo que sucedió a continuación:

 recuperación de una penalización

Aunque tampoco hay que olvidar que tras una penalización es muy difícil volver a los resultados anteriores a dicha penalización:

comparativa visibilidad

El verdadero reto comienza ahora, cuando se debe crear la mejor estrategia para construir enlaces de calidad y reconstruir el perfil de enlaces del sitio de tal modo que se vuelva a los niveles pre-penalización.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *