¿Qué es una auditoría SEO y cómo se hace?

Una página web implica mucho trabajo, y es que conseguir un buen posicionamiento no es sencillo. No basta con crear el sitio y esperar que lleguen las visitas, hay que esforzarse para atraer al público, y eso pasa por hacer un buen contenido y diseñar una estrategia de link building efectiva, entre otras cosas. Sin embargo, nada de esto tiene sentido si no monitorizamos los resultados. De hecho, podemos ir un poco más allá y hacer una auditoría SEO para ver más claramente qué aspectos de nuestra web podríamos mejorar para subir puestos en los resultados de buscadores.

¿En qué consiste una auditoría SEO?

Es un examen en profundidad de un sitio online para ver cómo se ha trabajado el SEO y detectar aspectos que sea necesario mejorar tanto dentro como fuera de la página web. Gracias a ella, podemos establecer una estrategia a seguir para obtener los resultados que queremos alcanzar.

La auditoría nos ayuda a detectar posibles errores que estén dificultando el posicionamiento, encontrar soluciones a esos fallos y crear un workflow de trabajo que priorice los procesos y las tareas que hay que abordar.

¿Qué información obtenemos en una auditoría SEO?

Todo depende de lo profunda que queramos que sea la auditoría SEO, pero lo normal es obtener datos relevantes como:

  • Indexabilidad del sitio web. Es la capacidad que tiene un site de ser encontrado, rastreado e indexado por los buscadores. Es esencial para conseguir alcanzar las primeras posiciones de las SERPs en Google. ¡Si los robots no son capaces de encontrar y “leer” el contenido de tu web, no podrás mejorar tu posicionamiento!
  • Perfil de popularidad. Está relacionado con el tráfico web, la autoridad del dominio o el nivel de confianza que deposita Google en esa web.
  • Rendimiento. Está relacionado con el tiempo de carga de una web.
  • Estructura de las principales plantillas de página. Detecta posibles fallos o aspectos de mejorar en el diseño web del sitio.
  • Arquitectura de la información. En una web es fundamental la jerarquía y la estructura interna del contenido.
  • Estructura de enlaces internos. ¿Tiene tu site una sólida red de enlaces? ¿Existe un entrelazado interno de calidad? La implementación de llamadas a la acción, enlaces en el menú, en el footer o en el cuerpo del texto son algunos de los aspectos en los que se fija esta parte de la auditoría.
  • Enlaces externos que llegan hasta la web. En este apartado nos fijamos en los backlinks, es decir, en los enlaces que apuntan a nuestro sitio web. Es importante tener una buena cantidad, pero, sobre todo, es esencial que sean de calidad.

¿Quién debe realizar la auditoría?

Es un proceso complejo que lleva tiempo y que debe ser útil para diseñar la estrategia a seguir de cara al futuro. Son los expertos los que mejor saben qué analizar en una auditoría SEO y cómo se debe actuar en función de los datos obtenidos. Por eso, lo mejor es dejar siempre esta tarea en manos de profesionales del sector.

Cómo hacer una auditoría SEO

Indexación

Lo normal es que dentro de una misma web haya varias páginas. Algunas de ellas nos interesa que estén posicionadas e indexadas, mientras que hay apartados como el de “aviso de privacidad” que deben estar obligatoriamente en la web pero que no nos interesa que se indexen.

Una de las primeras cosas que se hace en una auditoría SEO es examinar qué páginas están indexadas y cuáles no. Así nos aseguramos de que aquel contenido que queremos que se posicione está en disposición de hacerlo.

Contenido y palabras clave

Cuando se trata de cómo hacer una auditoría SEO, no podemos perder de vista las palabras clave. En primer lugar se analizan aquellas que ya han logrado posicionarse y con relación a estas se buscarán nuevas oportunidades para conseguir una mayor presencia en la primera página de resultados de Google.

Para esto habrá que hacer un buen estudio de palabras clave teniendo en cuenta:

  • Variables de las keywords ya posicionadas.
  • Tendencias de búsqueda de los usuarios.
  • Palabras clave usadas por la competencia.

Es fundamental realizar un estudio de palabras clave para seleccionar las más adecuadas de cara al posicionamiento en función de su volumen de búsquedas, competencia y situación actual.

En este sentido, se realiza un estudio teniendo en cuenta:

  • Búsquedas en concordancia exacta, según la psicología de búsqueda.
  • Descartar términos muy genéricos, por dificultad de posicionamiento y escaso potencial de conversión.
  • Analizar el volumen de búsquedas, buscando y seleccionando las que tengan un mínimo volumen crítico.
  • Analizar términos relacionados para cada palabra, descartando los que no lo estén.
  • Analizar el potencial y capacidad de conversión de cada palabra.
  • Analizar las palabras clave long tail, que favorecen el posicionamiento y son más rentables a la hora de posicionar.
  • Analizar el nivel de competencia de cada keyword de manera estratégica.

Velocidad de carga

La velocidad de carga influye de forma directa en el posicionamiento de una web. Si una página tarda mucho en cargar, el usuario la abandonará, aumentando así la tasa de rebote y haciendo que la página pierda posiciones en el ranking de resultados de búsqueda.

El tiempo de carga de una web puede estar influenciado por factores como el servidor en el que está alojada, el peso de las imágenes, los plugins utilizados, etc. Lo que se hace en este caso es examinar el tiempo de carga de la web para ver qué se puede mejorar para hacerla más rápida.

Análisis de la competencia

Para mejorar una web no basta con hacer ajustes internos de SEO, también hay que estar muy atentos a lo que hace la competencia para intentar ir por delante de ella. No se trata de hacer lo mismo, sino de mejorarlo.

A fin de que esto sea posible, es habitual que en un análisis SEO también se examinen las principales webs de la competencia. Esta información puede llegar a ser muy útil a la hora de tomar decisiones sobre las palabras clave a utilizar, el contenido a crear, etc.

Penalizaciones

A veces en una web todo está bastante optimizado y sin embargo no se consigue el posicionamiento deseado, esto puede ser causado por la existencia de penalizaciones por parte de Google.

Una penalización es algo así como un castigo que el algoritmo de Google nos impone, impidiendo que nuestra web siga subiendo en el ranking de resultados de búsqueda. Estas penalizaciones pueden venir impuestas por cuestiones como tener contenido duplicado o que haya enlaces hacia nuestra web en páginas de dudosa reputación.

Lo que hace la auditoría es detectar los fallos que están dando lugar a esas sanciones para proponer soluciones.

Auditoría web y estrategia SEO: ¿por qué elegir a SEOestudios?

Al final lo que hacemos en una auditoría SEO es revisar todos aquellos factores internos y externos que pueden suponer un lastre para conseguir un buen posicionamiento, para tener así mucho más claro qué es lo que tenemos que hacer. Esto nos ayudará a ahorrar tiempo y esfuerzo a la hora de llevar nuestra web justo donde queremos estar.

¿Estás pensando implementar una estrategia de posicionamiento orgánico en tu sitio web o tienda online? En seoestudios.es somos expertos en estrategias SEO.

Elaboraremos para ti un plan a medida basado en una estrategia en cuatro fases:

metodología seo

No esperes más para conseguir las primeras posiciones en Google: ¡ponte en contacto con nosotros!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *