¿Qué es la curación de contenidos?

La curación de contenidos es una actividad básica dentro del marketing online. Sin embargo, no todo el mundo tiene claro de qué se trata exactamente, y suele llegarse a confundir esta técnica con otras. Por ejemplo, retuitear el contenido de otra cuenta no es curar contenidos, como tampoco lo es publicar en redes sociales un titular y un enlace hacia un determinado artículo escrito por otra persona. Es una disciplina mucho más compleja que hay que saber manejar bien para obtener los mejores resultados.

Qué es la curación de contenidos

Si tienes redes sociales para dar a conocer tu negocio ya te habrás dado cuenta de lo complicado que es encontrar buena información para compartir. Porque no puedes dedicar tus canales a estar haciéndote publicidad todo el rato, ya que esto espanta a la audiencia. Y lo mismo ocurre con un blog.

Lo que buscan los usuarios cuando siguen a una marca o a un profesional es acceder de forma directa a contenido de valor. Es decir, que te siguen porque saben que tú puedes aportarles algo. Y para hacerlo bien debes asumir el rol de curador de contenidos o dejar esta tarea en manos de un experto.

La curación de contenidos implica hacer una selección de información relevante que ya está publicada, filtrarla, organizarla, sumarle un valor adicional y compartirla con el público.

Como decíamos antes, no basta con compartir el contenido de otros. Nosotros mismos debemos trabajar esa información y darle una nueva forma.

Por ejemplo, si tu negocio está dedicado a la vida sana y la práctica deportiva y sabes que ahora hay mucho interés sobre la práctica deportiva con mascarilla, puedes buscar información de calidad sobre este tema y con toda ella elaborar un artículo que recoja todos los aspectos que pueden preocupar a las personas. Una vez que lo tengas listo lo cuelgas en tu blog y lo compartes en las redes sociales.

Hacer curación de contenidos no es plagiar el trabajo de otros, sino utilizar contenido ya publicado para crear un contenido único y original que tenga un valor añadido para tu público.

Qué ventajas tiene

Mejora el posicionamiento web

Una vez que sabes qué es contenido web de calidad y qué temas son relevantes, puedes demostrarle a Google que estás a la última en cuanto a temas que interesan a la audiencia. Si además trabajas bien el SEO, conseguirás que tu web escale puestos en el ranking de resultados de búsqueda.

Mejora el social media marketing

Todo el contenido nuevo que creas para tu web o blog lo puedes compartir en las redes sociales, por lo que te sirve para captar más posibles clientes en las mismas y aumentar el alcance de tu marca.

Crea imagen de marca

Al curar contenidos creas información con un alto valor añadido que es imposible encontrar en otros lugares. Esto te convierte en una referencia para quienes están interesados en el tema o temas que tratas en tu web. Así vas generando poco a poco una imagen de marca que te ayudará a conseguir nuevos clientes y a fidelizar a los que ya tienes.

Facilita el trabajo

Cuanta más información de calidad recopiles más fácil te resultará elaborar nuevos contenidos para tu web o tu blog. Además, al leer cosas nuevas seguirás aprendiendo y especializándote en esa materia en la que quieres destacar.

Fases de la curación de contenidos

Antes de entrar de lleno en el proceso para curar contenidos debes tener claro que lo primero que hay que hacer es definir los objetivos. ¿Qué buscas exactamente al llevar a cabo esta labor de marketing? ¿Quieres educar a tu público, mostrarte como un experto, mejorar tu reputación?

Tener los objetivos claros te lo pondrá mucho más fácil a la hora de abordar el resto del proceso, en el que tendrás que seguir los siguientes pasos.

Busca información relevante

Sobre prácticamente cualquier tema puedes encontrar mucha información online. Asegúrate de que la información que recopilas sea de interés para elaborar el contenido, que sea verídica y que esté actualizada.

Cuanto más lleves a cabo el proceso de investigación más fácil te resultará encontrar fuentes fiables.

Filtra la información

Revisa bien todos los datos que tienes y selecciona aquellos que puedan ayudarte a elaborar un texto concreto. Luego organízalos para ir creando una estructura con sentido.

Añade valor

Ahora que ya tienes la información más o menos estructurada es hora de sacar a relucir tus dotes de copywriter y darle un valor añadido. Algo que haga que el texto resultante sea mucho mejor que el resto de textos que pueda haber online sobre ese tema.

Difunde el contenido

Por último, difunde el contenido de todas las formas posibles y asegúrate de medir bien los resultados para comprobar si estás más cerca de conseguir tus objetivos. Si es así, enhorabuena, lo has hecho bien.

La curación de contenidos es una tarea que requiere una notable inversión de tiempo, especialmente al principio. Pero, si lo haces bien, te reportará información suficiente como para crear diferentes textos para tu web o blog y seguir encandilando a tu audiencia, ¡pruébalo! ¿Necesitas ayuda? Contacta con nosotros y te ayudaremos a generar contenidos que aporten valor a tus usuarios.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *