Mapa de empatía: qué es y cómo aplicarlo en tu estrategia de marketing

El marketing es una disciplina viva que sigue avanzando día a día, y por eso no puedes quedarte atrás en lo que a conocimientos se refiere. Uno de los términos que es importante que conozcas para sacarle el máximo partido posible a tu estrategia es el de mapa de empatía. Un elemento que te ayudará a conocer mejor a tu público y a conectar con él.

Qué es un mapa de empatía

A la hora de diseñar una estrategia de marketing online u offline, lo primero que tenemos que hacer es conocer muy bien a nuestro público objetivo. Ese conjunto de personas que tienen unas características comunes que hacen que necesiten ese producto o servicio que nosotros ofrecemos.

Cuanto mejor conozcas a tu target más sencillo te va a resultar diseñar campañas que sean realmente efectivas, así como tomar decisiones sobre qué productos o servicios ofrecer, fijar los precios, etc. Para todo ello, el mapa de la empatía puede ser una herramienta muy útil.

La empatía es la capacidad para comprender el estado emocional de otra persona y ponerse en su lugar. Como marca, o como profesional, necesitas que tu público sienta esa vinculación hacia ti, y para ello debes conocerlo mejor.

Esta herramienta de la que estamos hablando se encarga de describir el perfil del cliente ideal de una empresa o un profesional. A través de  un formato dividido en seis partes que busca conocer las necesidades del consumidor. La idea es ponerse en el lugar del cliente para saber qué ofrecerle en cada momento.

Cómo realizar un mapa de empatía

A la hora de diseñar un mapa de empatía digital puedes empezar trabajando sobre un folio en blanco o abrir el procesador de texto. Lo importante es que tengas a mano algo con lo que tomar nota.

Vamos a plantear seis bloques encabezados por seis preguntas y trataremos de darles una respuesta.

1. ¿Qué ve?

Hace referencia a los estímulos visuales que recibe una persona. Por ejemplo, cómo es el entorno en el que vive, cómo son sus amigos y qué tiene a su disposición en el mercado.

2. ¿Qué escucha?

En este segmento lo que tratamos de saber es qué dicen las personas que son capaces de influir en las decisiones de nuestro público objetivo. Para ello debemos recopilar información sobre quiénes son sus ídolos o cuáles son sus marcas favoritas.

3. ¿Qué piensa y siente?

Aquí profundizamos mucho más en el conocimiento del consumidor y nos centramos en qué es lo que realmente le importa. Cuáles son sus aspiraciones, sus inquietudes y sus aspiraciones.

4. ¿Qué dice y hace?

Nos fijamos en su actitud en público y su comportamiento hacia los demás, así como su aspecto. Esto nos ayuda a saber cómo una persona se relaciona con un determinado producto o servicio.

5. ¿Cuáles son sus esfuerzos?

Conocer a una persona implica también saber qué es aquello a lo que teme. En este segmento debemos buscar información sobre las frustraciones de nuestro público objetivo, los obstáculos que puede encontrar en su vida diaria y sus temores.

6. ¿Qué resultados espera?

Este apartado se centra en las posibilidades. Por ejemplo, qué es el éxito para una persona, a dónde quiere llegar, cómo podría acabar con sus problemas.

Si quieres empezar con un ejemplo de mapa de empatía, prueba a hacerlo con tu propia personalidad. Intenta responder estas preguntas con respecto a ti. Así entenderás mejor cuál es la información que necesitas.

Aplicación del mapa de empatía en marketing

La aplicación del mapa de empatía dentro del campo del marketing tiene múltiples beneficios. De hecho, puede tener impacto en muchas de las acciones que se llevan a cabo dentro de la empresa.

La primera de sus ventajas es que el mapa es muy visual. Si dividimos un folio en seis partes y desarrollamos en ella cada segmento, nos resultará muy sencillo encontrar la información que nos hace falta en cada momento.

Por otro lado, todos los datos que hemos ido obteniendo al responder a las preguntas nos permiten entender mucho mejor a nuestro público objetivo. Es ese entendimiento el que da pie a que nos pongamos en el lugar del otro (en este caso el consumidor) y sepamos exactamente qué ofrecerle en cada momento.

Cuanto mejor conoces a tu público más posibilidades existen de detectar pequeñas oportunidades que pueden aprovecharse y dar mucha rentabilidad.

Además, desarrollar el mapa de la empatía es sencillo y barato, lo cual resulta especialmente útil para marcas o profesionales que no tienen demasiado presupuesto para dedicarlo al marketing. Y, una vez que tienes la información, puedes empezar a tomar decisiones sobre cuestiones como:

  • Qué redes sociales utilizar para captar al público potencial.
  • Qué tipo de contenido habría que publicar en el blog.
  • Cómo debe ser la imagen de marca para captar la atención.
  • Qué campañas publicitarias pueden funcionar mejor.

Gracias al mapa de empatía conseguimos tener una marca que se amolda mejor a lo que se espera de ella. Cuanto más engagement exista, más fácil será que el público potencial acabe convirtiéndose en un cliente real. ¿Necesitas ayuda con tu estrategia de marca? Contacta con SEOestudios y te ayudaremos a llegar a tus clientes potenciales.


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *