Objetivos SMART de marketing, claves para una campaña exitosa

Es muy habitual que las empresas nos marquemos objetivos estratégicos como aumentar la facturación existente o el número de prospectos que entran en nuestros funnels de ventas en las campañas de marketing. Esto es positivo —porque nos fijamos metas comerciales que alcanzar— pero no es suficiente en la gran mayoría de casos. Esto es así principalmente porque son objetivos demasiado genéricos y sin especificar.

Para que nuestras empresas crezcan de una manera consistente, y en las mejores condiciones posibles, a medida que logran sus metas mensuales, anuales o por campañas concretas, es necesario utilizar objetivos SMART.

Esta manera de diseñar las estrategias de marketing —y que se pueden aplicar a cualquier sector de una compañía— serán el pilar esencial sobre el que se asienten las distintas acciones y correcciones que se lleven a cabo.

Si alguna vez hemos dudado sobre si los recursos que estábamos invirtiendo dentro de la empresa tenían un retorno que los justificase, o la sensación de no obtener resultados y no saber qué está fallando, nos encontramos en un buen momento para llevar a cabo una estrategia SMART que nos permita recuperar el control.

¿Pero qué son los objetivos SMART?

El método SMART —desarrollado por el profesor George T. Dorian— surge como una herramienta práctica que nos permite diseñar metas claras y concisas que dan información relevante y medible.

Su objetivo no es otro que ayudar a concentrar la atención y los esfuerzos corporativos de la manera más óptima e inteligente posible. Buscando lograr el máximo beneficio gracias a medir los resultados obtenidos y realizar cambios —también medibles— que ofrezcan mejores rendimientos a cada nueva implementación que se haga.

Una estrategia SMART está considerada como una de las formas más eficaces posibles a la hora de establecer metas. Tanto empresariales como personales. Se les conoce también como objetivos inteligentes debido a que su acrónimo (S.M.A.R.T) significaría esa misma palabra y está formado por 5 factores esenciales.

Ventajas y beneficios de aplicar una estrategia SMART de marketing

Los principales motivos por los que se emplea el modelo SMART en las estrategias de marketing son que simplifica la planificación de las tareas a realizar y que se puede aplicar a prácticamente cualquier necesidad departamental que tenga la compañía.

Esto implica que los objetivos SMART pueden ser tan variados como las necesidades de una empresa. Por ejemplo, este método de establecimiento de metas y objetivos lo podemos emplear para optimizar el customer journey o el proceso de compra que llevarán a cabo los consumidores.

Cinco claves para entender cómo se definen los objetivos SMART

Para entender bien el modelo SMART debemos empezar por saber qué significa cada una de las letras del método SMART de marketing. Como ya hemos comentado, esta manera de establecer metas y objetivos consta de cinco elementos indispensables que toda estrategia SMART tiene que cumplir para estar bien diseñada.

Cada uno de estos 5 factores que deben de cumplirse en esta metodología los encontramos dentro de cada letra que componen el acrónimo SMART.

S: specific / específico

Nuestros objetivos a lograr tienen que estar claramente definidos y detallados. Cualquier persona que lea nuestras metas deseadas, tiene que ser capaz de entender fácilmente cuál es el objetivo final buscado.

M: measurable / medible

Necesitamos que el resultado final se pueda medir de manera precisa para saber si nuestras acciones han sido eficaces o si es mejor plantearse otras alternativas para el futuro.

A: achievable / realizable

Aunque nuestra meta final debe ser lo más ambiciosa posible, siempre tiene que ser posible de conseguir.

R: realistic / realista

Muy parecido al factor anterior. De nada sirve marcarnos un plan que no podamos lograr. Todas nuestras metas como empresa deben de ser factibles en la actualidad con los recursos —tanto económicos como humanos— disponibles y en el tiempo marcado.

T: timely / basado en el tiempo

El último factor clave consiste en definir un marco temporal de inicio y fin de la estrategia. Sin este punto, corremos el riesgo de alargar indefinidamente nuestras acciones, con el coste financiero que implicaría.

Gracias a limitar las acciones a un tiempo determinado, podemos tomar decisiones y evaluar cada paso de la estrategia SMART de marketing en cada una de las etapas que tenga. Lo que permite hacer correcciones y ajustes con mucha más eficacia y rapidez.

Algunas preguntas que nos ayudarán a definir objetivos SMART

Para ayudarnos a la hora de marcar una estrategia SMART correcta, hay una serie de preguntas que nos pueden servir de orientación.

  • ¿Cuál es la meta que se está buscando conseguir?
  • ¿Qué razones tenemos para realizar estas acciones?
  • ¿Qué beneficios esperamos obtener con estas acciones?
  • ¿De qué manera va a afectar a la empresa?
  • ¿Quiénes lo llevarán a cabo y qué herramientas necesitarán para ello?
  • ¿Nos ayuda en el corto o medio plazo? ¿Y en el largo plazo?
  • ¿Ayudará este objetivo a obtener los resultados deseados?

Como podemos apreciar, los objetivos SMART se pueden enfocar allí donde la empresa necesite aplicarlos. Sencilla de llevar a la práctica, esta metodología es una herramienta perfecta para aprovechar todos nuestros recursos y sacarles el máximo partido posible.

En SEOestudios creamos campañas de marketing online a tu medida. ¡Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a conseguir tus objetivos!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *