Qué es el benchmarking y cómo sacarle partido

Ninguna empresa está sola en su sector, siempre hay competencia. Sin embargo, la presencia de otras empresas es buena, porque podemos aprender mucho de ellas e intentar mejorar aquello que les está funcionando. Y es aquí cuando entra en juego la importancia de saber qué es el benchmarking y cómo usarlo a nuestro favor.

Qué es el benchmarking y por qué es importante

Si estás al frente de un proyecto empresarial, es fundamental que seas capaz de aprender de tu propia experiencia, pero no deberías quedarte solo aquí. Tienes que dar un paso más y ser capaz además de aprender de lo que hacen el resto de empresas que compiten en tu sector.

Pero cuidado, que cuando hablamos de benchmarking la definición no es copiar lo que hacen los demás. Se trata de un proceso mucho más complejo en el que buscamos recopilar información que nos pueda servir de ayuda para desarrollar todavía más nuestro proyecto.

El significado de benchmarking hace referencia al proceso mediante el cual recopilamos información sobre lo que están haciendo las empresas más punteras que operan en nuestro sector y lo comparamos con lo que estamos haciendo nosotros.

Si a ellas les está funcionando es porque esas medidas son eficientes, así que podemos ponerlas nosotros también en práctica. Y no nos quedamos aquí, sino que vamos un paso más allá y tratamos de mejorar esas medidas para obtener una ventaja competitiva.

Por ejemplo, podrías descubrir que la clave del éxito de uno de tus competidores es que tiene un muy buen servicio de atención al cliente. En este caso, uno de tus objetivos estratégicos será reforzar esta área de tu negocio para así lograr superar a ese competidor.

De ahí que muchas veces el concepto de benchmarking se entienda como un proceso de mejora continua y sistemática centrado en la obtención de información que puede tener una gran utilidad a la hora de competir en un mercado.

Tipos de benchmarking

Benchmarking interno

Esta es una variante en la que lo que se hace es analizar de forma detallada el funcionamiento de diferentes departamentos dentro de tu misma empresa. Es algo similar a lo que llevas a cabo cuando realizas un DAFO.

Se trata de determinar cuáles son los puntos débiles y los puntos fuertes de ciertos departamentos estratégicos de tu empresa. A fin de potenciar las fortalezas y buscar formas de reducir e incluso eliminar las debilidades.

Un benchmarking interno es una buena forma de innovar en la empresa y seguir avanzando, por eso debería hacerse periódicamente. Además, realizar un análisis de este tipo es fundamental si se detecta que algo va mal en el negocio, porque es la mejor manera de encontrar fallos que estén dando lugar a ineficiencias.

Benchmarking de competencia

Esta modalidad es la clásica, aquella en la que analizamos qué es lo que está haciendo la competencia para intentar ganar ventaja para ella. Esto lo vamos a conseguir intentando mejorar aquellos aspectos en los que la empresa competidora es fuerte, pero también aprovechando las debilidades que hemos conocido a través del análisis.

Benchmarking funcional

Es un proceso algo más complejo en el que buscamos la innovación fuera de nuestro sector.

En lugar de prestar atención a lo que hace nuestra competencia, vamos a ver qué están haciendo empresas de otros sectores y cómo podríamos aplicarlo a nuestro negocio.

Cómo puedes hacer benchmarking

Conoce bien tu propio negocio

Antes de empezar a analizar qué hacen los demás, es fundamental que conozcas los puntos fuertes y los puntos débiles de tu negocio. Esto te ayudará a saber qué información de otras empresas necesitas analizar para poder tomar decisiones que te ayuden a ganar ventaja competitiva.

Determina tus objetivos

Si has dado el paso de analizar tu negocio, después de hacerlo habrás detectado una serie de necesidades, lo que te ayudará a fijar unos objetivos para el benchmarking. Así sabrás exactamente qué información tienes que buscar y qué tipo de benchmarking es el más adecuado para obtenerla.

Elige las empresas que vas a analizar y obtén información

Escoge entre una y tres empresas que sean líderes en el mercado. A continuación empieza a buscar la información que necesitas y ordénala de forma que luego te resulte mucho más fácil comparar los datos.

Analiza los datos e implementa las mejoras

Una vez que tengas la información lista, analiza bien los datos obtenidos y extrae conclusiones de los mismos. Con base en ellas fija unas directrices de actuación e implementa en tu negocio las mejoras que consideres oportunas. Y no te olvides de monitorizar los cambios efectuados para comprobar si, efectivamente, te están dando los resultados que esperabas.

Ahora que sabes qué es el benchmarking habrás comprobado que es un proceso esencial para todas aquellas empresas que quieren estar al día en cuanto a innovación y seguir mejorando para llegar a destacar en el mercado. Por eso, es un proceso que te puede llevar a alcanzar el éxito, anímate a probarlo.

¿Te gustaría hacer crecer tu empresa en el entorno digital? En SEOestudios podemos ayudarte. ¡Te esperamos!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *